El Networking como sabemos es una herramienta que le permitirá generar oportunidades y crear conexiones de valor tanto en su vida privada como profesional. Es necesario trabajar en diferentes áreas para que su experiencia le brinde los resultados deseados.

Analicemos lo siguiente; ¿Dentro de su organización usted se ha realizado una autoevaluación? Si no lo ha hecho, lo invitamos a hacerla rápidamente contestando la siguiente pregunta: ¿Cuántas veces usted se ha encontrado agradeciendo a los miembros de su empresa? O por el contrario, ¿En su empresa usted es la persona que analiza los pros de cada situación e intenta sacar partido del momento y busca hablar de negocios en cualquier oportunidad?
Los grandes conectores alrededor del mundo aprenden observando su entorno, pero sobretodo creen en el poder de la palabra “gracias”, la implementan en su diario vivir. Aplicando esta sencilla palabra, han obtenido resultados de sus mentores, consejos invaluables que darán más frutos a corto, mediano y largo plazo.

Pocas personas son los que nacen con el don de la palabra, con el poder del buen conversador y orador, sin embargo, todos podemos aprenderlo. Seamos honestos, muchas personas no acceden al Networking porque piensan que es un trabajo que da buenos resultados, pero a la vez exige que ellos mismos se “promocionen”. Y aquí es donde debemos comprender que cualquier trabajo o profesión necesita que usted sepa presentarse, que sepa contar historias y construir un Pitch que lo ayudará a resaltar del resto.
Una buena conversación al final del día es lo que hará que los demás lo recuerden, hará que los demás le vuelvan a llamar, y hará crecer su credibilidad ampliando el abanico de oportunidades.

Ahora bien, mencionando las oportunidades que se generan practicando el don del buen conversador, me gustaría analizar su respuesta ante su salida luego de un evento en el que no ha obtenido los resultados esperados. Luego de este evento o reunión, ¿se ha escuchado a usted mismo decirse ¨El Networking no sirve¨? Pero a la vez usted antes de acudir a dicho compromiso, ¿Preparó una estrategia con antelación?
Sea estratégico. Crea en usted y trabaje en su proyecto, conózcalo como a usted mismo, preséntelo con naturalidad. Y para lograr esto, es necesario que se enfoque en ello.

“En el Networking, estrategia es igual a resultados”. No esperemos que las cosas solo sucedan porque tenían que suceder, hagamos que pasen. Cree su plan de visibilidad.

No se sorprenda de que hoy en día se elija a una persona por su talento y su desenvolvimiento; vivimos en una época en la que el talento pesa más que un título en papel. Hoy en día sus talentos representan ese “título” y es lo que se valora y se persigue. El carácter y competencias se vuelven su carta de presentación. Vuélvase memorable para los demás y las cosas ocurrirán. Su habilidad será la que construirá relaciones, y esas relaciones deberán ser cultivadas para el futuro. Si usted lo logra, serán esos contactos los que lo describirán y lo acercarán a alguien más. Enséñeles a sus contactos a hablar de usted mostrándole eficazmente sus habilidades. Cuando usted escucha con generosidad y se enfoca en dar y mostrar sus habilidades, todo se vuelve más fácil.

Le recomendamos usar un calendario luego de leer este artículo y adaptarlo a unos cuantos meses, el tiempo según usted lo crea necesario. Permítase experimentar y realizar pequeños cambios diarios, estos pueden tener un efecto drástico en su habilidad de conectar con las personas. Usted se dará cuenta de cuán fácil se vuelve el Networking en una forma de vida.