Uno de los desafíos más importantes para quienes promovemos Networking como Herramienta Profesional es el educativo, y especialmente el orientado a construir la mentalidad adecuada para que se tenga éxito implementándola. Usted debe tener los principios y conceptos claros para poder implementar luego técnicas, tácticas y estrategias que son la forma, cuando la mentalidad es el fondo. Por ello, hemos dedicado en este segmento del Cuerpo “Mentalidad” de su proceso de estudio, un análisis detallado sobre los principales Mitos que hay que romper y además conceptos errados que hay que conocer respecto de lo que es y no es el Networking, además de qué, cómo, cuándo, dónde y por qué se hace.

 

Algunos de los mitos más comunes:

 

“Ya he hecho Networking antes y no me ha funcionado”

 

La mayoría de instituciones, organizaciones y redes que promueven el Networking, adolecen de facilitar educativamente el proceso y se enfocan más bien solo en construir los espacios para que las personas puedan conectar, conocer y compartir. Es decir, todas las semanas usted podrá encontrar eventos de diferentes tópicos o conceptos en su ciudad para poder hacer Networking, pero muy pocos le facilitarán el proceso en un acompañamiento educativo eficaz para que usted tenga éxito haciéndolo. Ni siquiera las redes virtuales más grandes del mundo como Facebook, Linkedin o Instagram tienen de manera presencial o virtual un acompañamiento educativo exitoso. Esta deficiencia, en negocios tan exitosos como las redes sociales de nuestra época, han creado incluso industrias nuevas de educación digital en dónde la gente está dispuesta a pagar miles de dólares para que les enseñen cómo hacer funcionar esto para ellos.

 

Además de lo anterior, existen cientos de compañías de Marketing Multinivel que han hecho las cosas terriblemente mal en el mundo y esto ha generado un problema de confianza y credibilidad terrible en la humanidad respecto del Networking. El Networking no está directamente relacionado con el Network Marketing y son en escensia cosas distintas, pero por su relación con el concepto de RED, lo asocian tanto que la desconfianza del mercado termina siendo de mucha influencia para que el MITO de: “Ya he hecho Networking antes y no me ha funcionado” se diga con facilidad.

 

“Lo único que le interesa a la gente es vender”

“¿Qué tiene de bueno el Networking si no se lo puede medir como Costo/Beneficio?”

“Si mis clientes están satisfechos no necesito hacer Networking, ellos me darán referidos solos”

“Soy introvertido, yo no sirvo para el Networking”

“Todo se está volcando hacia lo digital, lo presencial ya no funciona como antes”

“El Networking no es una ciencia, cualquiera puede hacerlo”

“El Networking es para principiantes que recién necesitan comenzar a conocer gente”

“El Networking es manipulativo”

“El Networking es pura “palabrería””

“El Networking no sirve para encontrar trabajo”

“El Networking nunca me ha dado nada, ¿por qué debería intentarlo?”

“El Networking se trata de saber cómo compartir tarjetas de presentación”

“Yo no soy buen conversador”

“El Networking es una pérdida de tiempo”

“El Networking funciona solo cuando me conecta con gente a la que no puedo llegar fácilmente”

“Ser bueno en Networking es tener muchos contactos, y salir de un lugar lleno de tarjetas nuevas”

“Comenzaré a hacer Networking para que me deban favores”

“Los Networkers nacen, yo no nací para esto”

“El Networking es para gente a la que le gusta invertir, a mí me gustan los resultados rápidos”

“Yo soy “de bajo perfil”, el Networking no es para mí”