Los seminarios web han venido tomando camino desde hace décadas, pero específicamente, ¿sabemos desde cuando apareció el término “webinar”? La función de los webinars es realizar charlas, cursos en tiempo real, y presentar productos y servicios a través de una pantalla digital apareciendo como marca registrada desde 1998.
Desde la pandemia hemos notado como la mayor parte de las empresas realizan webinars. Actualmente es una herramienta poderosa que no solo permite demostrar los conocimientos que posees sino también representa un medio de hacer crecer tu empresa generando ganancias a través de ventas.
Isa Herrera, MSPT, CSCS. Entrepreneur Leadership Network Contributor aconseja que como empresarios existen tres cosas que debes conocer antes de promocionar un webinar.

Todo empieza con el “Por qué”:

Recordemos que el webinar está diseñado para vender, claro que, además, otro de sus objetivos es el enseñar y aprender, pero centrémonos en lo primordial. En emocionar a la gente durante el webinar radica todo, de eso dependerá la cantidad de ventas que generemos.
No brindemos todos nuestros conocimientos, si lo hacemos, lo más probable es que esas personas que asistieron al seminario web, no compren. Y es fácil de saber el por qué, porque les hemos dado ya todo lo que necesitan.

Genera contraste:

The Wall Street Journal de 1975 al 2003 publicó “Tale of Two Young Men”, anuncio que generó más de 2 mil millones de ventas. En el texto, dos hombres se gradúan de la misma universidad, y años después se encuentran en una reunión. Ambos felizmente casados y ambos trabajando en el Midwestern Manufacturing Company desde que salieron de la Universidad, pero entre ellos existe una diferencia. Mientras que uno de ellos es el Manager de un pequeño departamento de la compañía, el otro es Presidente de la misma. Pero, ¿qué es lo que hizo la diferencia? Que uno de ellos se suscribió al The Wall Street Journal.
Lo más importante del anuncio, lo que lo hizo rentable, fue la claridad del mismo, la brecha entre el joven del punto A y el joven del punto B., el cliente no solo debe creer que funciona el producto o servicio que ofrecemos, sino que, además, crea que en definitiva funcionará para él.
No reveles cada detalle de cómo pasar de A al B, para eso es el programa que ofreces, sin embargo, brinda la información suficiente para que las personas puedan realizar el viaje contigo.
Se considera importante definir los puntos:
A: Lo que se debe identificar en el seminario. ¿Qué experimentan mis asistentes? ¿Cuáles son sus problemas mayores?
B: ¿Adónde quieren ir tus clientes? ¿De qué quieren más? ¿En quiénes quisieran convertirse?
Recordemos, nadie quiere una posibilidad remota, explica cómo pasas de A al B en los términos más sencillos posibles.

Genera recordación sin ser intenso:

No te calles ante el lanzamiento de tu webinar. Siéntete orgulloso de lo que ofreces.
La gente consume lo que le es familiar, por lo tanto, impulsarlo lo crea. Thomas Smith en 1885 publicó “La Publicidad con Éxito” (Successful Advertising) manual en el que menciona que un consumidor ve 20 veces un anuncio antes de decidirse y realizar una compra.
Por lo tanto, presionemos con correos electrónicos no solo antes del webinar sino también después. Usemos testimonios, preguntas frecuentes (responder a estas preguntas sugieren que hemos pensado en cada uno de los problemas y en sus respectivas soluciones).
Mencionemos también por qué otros no funcionan y por qué el mío sí. Confiemos en nuestro producto y servicio.
Para concluir, con los webinars se cierran clientes y es por este motivo por lo que hoy en día se han vuelto uno de los formatos de presentación favoritos de las grandes empresas.
Cuando brindes en ellos la información que el consumidor quiere y necesita, dirán un gran SÍ a la venta.

Fuente: Tema tomado de la Revista Entrepreneur en español.
Enlace: Revista Entrepreneur